jueves, octubre 6

Mineral



A veces es tanta mi rabia que llego a pedirle al tiempo ser más furtivo, 
le pido que se atreva a ser más rojo y que desmorone los ladrillos de mi -yo-. 

Sé que eso implicaría destemplar al mármol en el que me postro cada mañana,
a saludar al sol.

Tierra...

Ya no sé como ocultarme detrás de mis venas, 
Ya no sé cómo hacerme un espacio de ocres,
han sido tantas las olas rompiéndose, 
tantas sombras, tantas llegadas, 
...huidas. 

Piedra...

Junto a mí estaba la lámpara que tu voz rompió, 
el cristal partió el día haciéndolo noche,
mis dedos granulados, mi rostro de arena, 
mi pecho deshaciéndose... 

Barro...

Cerré mis párpados para que pudieran vociferar en silencio,
acudí al recuerdo de un piano sonando,
al de un velo sabiendo a deseo,
al de un silencio retirando sus garras de tus bordes...

Arcilla...

La madrugada se hizo de humo,
de nuevo un yugo sobre mi cuello,
había vidrio incandescente en la garganta,
y entonces fue el agua.

Arena...


Mizpah

No hay comentarios.: