martes, noviembre 27

Across the Universe


Para que la existencia efímera de un ser humano permanezca en constante adolescencia, ¿cuántas veces se necesita construir un sueño para ser testigo luego de su derrumbamiento?

Si la inocencia es una etapa mítica en que la razón es tan solo una vieja y aburrida responsabilidad, ¿qué pasa cuando el dolor de la muerte arranca de tajo el frágil velo de las ilusiones y los anhelos? ¿qué es lo que queda al final?, después de que el amor se convierte en un figurin de aparador tan rídiculo en su precio, que uno se conforma en señalarlo del otro lado del cristal, preguntándose por la existencia de ingenuas personas capaces de comprar tan fatuo objeto.

Ideales progresistas, anhelos infantiles sin sustento alguno en un mundo en donde el color gris se ha apoderado de todo, si el sistema al que incesantemente se le quiere derrocar recorre nuestras mismas venas y se ha filtrado ya hasta en lo más íntimo de nuestro ADN.


Hay una suerte de desencantamiento en cada arcoiris que se dibuja en el cielo, y las promesas de un mejor mañana para la humanidad suenan tan huecas, que lo único que habrá que hacer es esperar con una buena taza de café en las manos, a que la historia se nos repita hasta el hartazgo y el absurdo, porque al parecer no hemos aprendido de los errores del pasado...




¿Existe todavía acaso un "para qué" que justifique el seguir trabajando, soñando, deseando, amando?

Al parecer, como decía Borges, la historia del tiempo se compende en la historia de todos los hombres, y un solo hombre en su tiempo ha vivido en sí mismo, la historia de toda la humanidad, a saber, lo esencial en experiencias, digamos, dolor, decepción, deseo, amor, frustración, pérdidas, enfermedades, felicidad...

Con cada generación que sueña, se decepciona, ama y muere, la humanidad se depura a sí misma en su tiempo y en sus experiencias, atesorando en la memoria las heridas de la infinidad de intentos que hemos llevado a cabo para cambiar las cosas en nuestro mundo...


Pero en fin, los seres humanos estamos enfermos de lenguaje y nos sanamos a nosotros mismos con palabras hechas arte o con arte hecho palabras, y musicalmente, aquella banda de Liverpool, en sus cuatro enigmáticos elementos, vivió y continúa viviendo lo que toda la humanidad ha vivido en su tiempo, de levantarse a costa de todo y a pesar de sí mismos, para expresar un ideal, sin importar cuan inalcanzable y utópico éste sea...

Y tal parece ser que ellos escribieron un legado invaluable para las siguientes generaciones, que seguiremos soñando por cambiar las cosas, a pesar de nosotros mismos, aún cuando el sistema y el stablishment hagan hasta lo imposible por destruir nuestros ideales...




Hoy, en medio de una guerra absurda que se repite como hace ya 40 años, en medio de una hipocresía eclesiástica prostituida a los gobiernos imperialistas que someten a un régimen a las culturas ancestrales, con la falta de idealistas que encarnen ideales, y con una triste realidad mercantil y consumista... se vuelve eternamente necesario recordar aquél mantra:


Jai Guru Deva OM



Y creer y confiar en ese ilimitado e inmortal Amor que sigue brillando a nuestro alrededor como millones de soles y que nos sigue llamando una y otra vez a través del universo...


martes, noviembre 20

Writing a poem


De la ínfima brevedad
en que una noche se quiebra,
un milagro se desdobla inesperado,
un papíro de piel se sorprende
en el momento en que la tinta
se tatúa para desvanecerse...

Es en ese secreto nocturno,
donde la luz se envuelve en pausa:

donde la respiración
envuelve una voz
para quedar sin habla,

donde la pupila
envuelve una mirada
para quedar sin máscara...

Sin precipicios que saltar,
las alas se yerguen
para unir los horizontes,
para callar a los silencios...

solo así se puede escribir
un poema sin metáforas,
un misterio sin verdades,
un enigma sin deidades...

solo así se puede amar
durante la brevedad
eterna de un instante...

En el acto mismo en que
el deseo se inscribe,
sin saber realmente
lo que la pluma dice...

Crepita en lluvia
la superficie del papíro,
con sus letras invisibles,
con sus voces insonóras...

solo así un cuerpo
se libera,
al saberse leído,

solo así un poema
se condena,
sin saberse escrito...



eric