martes, mayo 12

Colibrí




¿De cuándo en cuándo
el tiempo se fragmenta?

Hace siete segundos, una mirada.

¿Es posible que tu llamado,
haya detenido la luz por un instante?

Hace siete minutos, un cristal.

Tal vez el tiempo posee un plumaje iridiscente,
visible desde un lugar hecho de tu aliento suspendido.

Hace siete horas, un impacto.

Creo, puesto que dejé de saber todo lo que ignoro,
que el engaño de un espejo es capaz de doblegar un destino.

Hace siete días, la vida reanimada.

Es ahora tu mano la que recoge un latido,
uno de tantos que de la herida huyeron intranquilos.

Hace siete semanas, las alas batían.

¿Con qué se construye un espacio,
para que siga sucediéndose el turquesa en una playa?

Hace siete meses, una caricia.


Mizpah

sábado, mayo 9

Vacíos



Había una vez un vacío que respiraba un anhelo. 

Soñaba con encontrarse de ti lleno y vaciado de sí.

Llegaste con tu llenura a vaciarme. 


Con ese tu vacío llegaste a llenarme. 

Rebosaste mi ombligo metafísico con tu necesidad de plenitud y tu necesidad de falsas llenuras.

Por un instante borré tu temor a la nada. Sin esa llenura tan vacía de miedo, te sentí.

Sin embargo,  continuabas llenándote, vaciándome.  

Hoy tan sólo soy un vacío vaciado de ti. Una saturación de ausencias tan llenas de ti. 

Hoy es la náusea la que me llena y se repite, hoy es el vértigo quien me vacía y desea purgarte del hueco de mis ojos.

Frente a mí, el vacío solo se llena con vacíos. A
sí respiro.

Frente a mí, éstos árboles.


Frente a mí el borde de mis ojos se vuelve arena. 

Frente a ti, esta marea de lágrimas sobre el horizonte. 

Frente a nosotros, el recuerdo de las flores.

Azul, verde y este gris. 

Así me llenas y así me vacías.. 

¿Qué tendría yo que hacer, para llenarme del vacío de tu recuerdo? 

Mizpah