jueves, septiembre 27

Huecos de un laberinto


Vivo en casas llenas de puertas
en los cuatro puntos cardinales.

Yo pensaba caminar en línea recta:
primero una, luego la otra,
como un pasillo de palacio encantado
-las voces que esperen al otro lado-.

Tardé en llamar laberinto a la casa.
Veinte años en los que no hice sino listas,
intentos, viajes, errores,
hasta que al fin dejé mi somnolienta vocación
por una nueva,
la de animal oculto, nostálgico, sin destino,
enrejado en una trama sin nombre y sin llaves.



Dana Gelinas

miércoles, septiembre 19

Falling memories


"No hay mayor don posible, mayor signo de amor que el don de lo que no se tiene, pues lo que establece la relación de amor, es que el don se da, digámoslo así, por nada''.
J. Lacan


Sólo las vertientes de satín negro podían capturar en su cuerpo aquel instante destinado a nunca ser olvidado; cuando el té se sirve caliente, sus grumos traducen aquel placer mortífero que ella causaba, en la nostalgia de una noche lluviosa... Casi de nuevo es dualidad lunar, y el anhelo de volver a verla es ya un pasajero en caída libre, aquel avión jamás llegará a su destino... no con esa herida en su ala izquierda... así que el pasajero pasa de una voz a otra en su pensamiento, su tiempo se estira proporcionalmente a la distancia a la que está de tocar el suelo... es sólo un instante brevísimo, pero como un spaguetti interminable, los segundos se resbalan en mantequilla de terror, a lo cual él solo responde con recordar sus más bellos momentos...

Su mente hace un
click virtual dentro de su conciencia, aparecen las imágenes, los lugares, las texturas, los perfumes, los bordados, las cejas, los poros de la piel, el color de la voz...

El viento le seca los párpados, y con la ternura de un terciopelo gris, alcanza a vislumbrar que la trayectoria de su caída se dirige justo al vórtice medio de un abismo entre la tierra...

Las águilas se apiadan de su pobre fortuna, a lo lejos se encuentra ya la columna de humo que ha dejado el avión al estrellarse, el sol moribundo se resigna a ser difuminado a morir, justo ahí, detrás de esa montaña donde sus rayos son otra promesa perdida para toda la humanidad...

Precisamente en ese momento se percata de la velocidad enajenante a la que cae, porque ya viene la boca del abismo, sus pupilas son testigos de como la imagen de lo que parece ser un árbol, queda deformada por el vértigo, al instante siguiente, todo es oscuridad fría, húmeda...añeja...

La caída prosigue, también las imágenes, las frases, los meñiques, los lunares, la orilla de una sábana descansando justo debajo de una nariz recostada, tres espejos reflejando una misma belleza en una mañana laboral, el sonido de unos pasos, momentos antes de asomar una sonrisa traviesa y muy nerviosa, y esa calle que cruzaban como si fuera un puente colgante entre un mar de soledad y otro de paraíso...

El verde en un vidrio difuminado, madrugada de piel contra la pared, el trueno confundido con un grito en ecstasy, el silencio previo al abrazo de cada despedida, la incomparable felicidad de saberse esperado cuando se camina hacia la puerta de un te amo...

El pasajero seguía en su recorrido interminable y no se había percatado que en su caída había ya atravesado de extremo a extremo la circunferencia de la Tierra, el caso es que la oscuridad dejó de ser oscuridad y sus ojos dejaron de ser de agua, su existencia se había convertido en miel plasmada en ocres a veces rugosos, a veces tan suaves como algodón de azúcar, pero azul...

Ya no había pistas de aterrizaje ni lunas por conquistar... ahora el propósito de la vida, quizás el de la muerte, tal vez el de las dos cosas; era de ser transformado en la unión casi sexual de la luz con un agujero negro... aquellos recuerdos en algún rincón del cosmos le esperaban con un interminable Jack Daniels en las rocas... porque cada instante evocado dolería, y con el alma redimida de Miles Davis a su lado, se pondría a llorar millares de nuevas estrellas, en un lugar en el que nadie lo pudiera encontrar...

- - -

Muchos años después... en la remota madrugada de alguna cumbre, un ojo hecho de espejo lo volvía a contemplar, el astrónomo derramó café sobre su camisa ante la sorpresa de descubrir una nueva galaxia, lo extraño es que había estado esperando ese momento por ya 30 años de una carrera sin extraordinarios logros... no pudo contener una lágrima, al fin había podido desahogar la impresión que la había causado una noticia el día anterior... una larga conversación telefónica con su esposa, lo había retrasado para registrar su equipaje a tiempo... horas después, la noticia llega con un sabor a betabel crudo... el avión en que viajaría, había perdido la sustentación en el aire, debido a que un águila afortunada, se habia incrustado en la turbina izquierda...

Volvió a levantar el teléfono, esa lágrima lo llevó a aquella otra galaxia perdida que solo él había encontrado, la voz de su mujer.

- ¡Mujer, escúchame!...

Su voz entrecortada, todavía tratando de que brotara aquella angustia de muerte que hoy lo hacía sentir más vivo que nunca...

- Te he encontrado a 127.3 años luz, es una belleza, es de doble espiral... no lo van a creer los del Instituto, ¡por fin amor!...

Ella intuía la vidamuerte en su alegría y en su terror... su llanto era de sublime textura, entre los sollozos se escuchaba claramente la voz de un niño que soñaba a ser piloto, para poder alcanzar las estrellas...

- !Amor¡, somos nosotros en esas espirales, la voy a nombrar ENZME7177....

Eran sus iniciales y fecha de aniversario...







______________________

mizpah.........

martes, septiembre 11

Baja

Lo cotidiano


Para el amor no hay cielo, amor,
sólo este día;
este cabello triste que se cae
cuando te estás peinando ante el espejo.

Esos túneles largos
que se atraviesan con jadeo y asfixia,
las paredes sin ojos,
el hueco que resuena
de alguna voz oculta y sin sentido.

Para el amor no hay tregua, amor.
La noche no se vuelve, de pronto,
respirable. Y cuando un astro
rompe sus cadenas y lo ves zigzaguear,
loco, y perderse,
no por ello la ley suelta sus garfios.

El encuentro es a oscuras.

En el beso se mezcla
el sabor de las lágrimas.

Y en el abrazo ciñes
el recuerdo de aquella orfandad,
de aquella muerte.


Rosario Castellanos

Zen-do

viernes, septiembre 7

Colours


So... if green is going nowhere
if black contents itself with white
you can be my lady butterfly
if only your wings could really fly...

So... if
blue is just coming back now,
if
red is getting sad with the sky,
I can dissappear behind the clouds,
if only my eyes would cry the night out...

So... if
gray is the right place to be,
and
purple is the deepness of your soul,
let me portrait your tears with joy,
if only my heart could beat again with yours...


mizpah