domingo, septiembre 4

Saberse Lejano



Para que un barco se adentre en la niebla, requiere alejarse del puerto,
dejar atrás la luz del faro, ignorando las miles de voces que lo despiden.

Para que una mariposa alcance el verde de un bosque,
le es imprescindible dejar atrás todos sus inviernos.

Para que un cometa pueda rozar la dermis de una estrella,
necesita derretir el hielo de cada una de sus soledades.

Si uno quiere ser aquél monje bajando de la montaña,
hay que estar dispuesto a dejar atrás instantes y eternidades.

Para aprender de la bacteria su humildad al desprenderse del tejido,
la herida necesita aceptar que el dolor es parte de la sucesión del tiempo.

Si el cielo orilla a la voluntad para que se arroje como lluvia,
el miedo tendría que renunciar a la inmovilidad de la nube.

Para ser más sabio que Sócrates,
uno tendría que, del amor,
saber de su engaño,
dejarse engañar por el amado
y encarnar la verdad resultante.


Mizpah

No hay comentarios.: